Paso 1: Abre la aplicación "Mail"
En tu Mac, busca y selecciona la aplicación "Mail" en tu carpeta de aplicaciones o en el Dock. Puedes identificarla por su icono, que se asemeja a un sobre azul.

Paso 2: Accede a la configuración de cuentas
Una vez que se abre la aplicación "Mail", haz clic en "Mail" en la barra de menú en la parte superior de la pantalla y selecciona "Preferencias". También puedes usar el atajo de teclado "Comando + (coma)" para abrir la ventana de preferencias.

Paso 3: Selecciona la pestaña "Cuentas"
En la ventana de preferencias de "Mail", verás varias pestañas en la parte superior. Haz clic en la pestaña "Cuentas" para acceder a la configuración de las cuentas de correo electrónico.

Paso 4: Agrega una nueva cuenta
En la pestaña "Cuentas", verás una lista de las cuentas de correo electrónico ya configuradas en tu Mac. Haz clic en el signo "+" en la esquina inferior izquierda para agregar una nueva cuenta.

Paso 5: Elige el proveedor de correo electrónico
En la ventana emergente, se te presentarán opciones para diferentes proveedores de correo electrónico como iCloud, Google, Yahoo, etc. Selecciona el proveedor de tu cuenta de correo o elige "Otra cuenta de correo" si tu proveedor no está en la lista.

Paso 6: Ingresa tus credenciales
A continuación, se te pedirá que ingreses tu dirección de correo electrónico y la contraseña asociada. Ingresa la información correctamente y haz clic en "Iniciar sesión" o "Siguiente".

Una vez que hayas ingresado la información y configurado los ajustes necesarios, haz clic en "Aceptar" o "Finalizar" para completar la configuración de la cuenta de correo.

Ahora tendrás tu cuenta de correo electrónico configurada en la aplicación "Mail" de macOS. Puedes acceder a ella desde el panel lateral izquierdo de la aplicación o haciendo clic en "Bandeja de entrada" en la barra de navegación superior.

¿Fue útil la respuesta? 5 usuarios encontraron esto útil (5 votos)